domingo, 19 de junio de 2011

Eso y nada más.


Eso y nada más.
El sol siempre equivocado
recorre un paisaje con la empuñadura de piedra,
construido de signos de cobre,
de los segundos que no me das.
Tú no eres atardecer, ni resbaladizo jabón,
ni la segunda letra de blanca pesadumbre,
extranjero de una trinchera deslumbrante.

Otra esfera hace un mapa.
De ningún lugar me toma.
Mientras me crece tu nada abisal,
mi garganta busca infinitas voces veladas,
que se aprietan en mi pecho fugitivo.
Sobre mi cerebro, vagando sin rumbo
lo qué busco en ti.
Cuido, rodeando los invernaderos,
los filamentos que te alumbran.
Balizas lanzo, que no lucernas,
como aviones trazando círculos sobre un incendio.
Exactos mis párpados de viento, que se derriten como la cera,
desmantelan las horas,
 ya sin nombre los días, sin ti.

4 comentarios:

Santiago Medina dijo...

Grandes versos en conjunto. He leido tu poesía y me gustaría que participaras con nosotros en Escritores de Alrededor cuyo link es : poetasdealrededor.blospot.com/

Si te interesa ponte en contacto conmigo. Me llamo Santiago Medina y mi emial es poesia1963@gmail.com

MI blog personal es :
poesiadesantiagomedina.blogspot.com/

Un saludo y gracias por leer tus poemas.
Santiago Medina
Administrador de EDA

La abuela frescotona dijo...

hermoso escrito, añoranzas de un amor ausente que derrama su vacío sobre un alma enamorada...
saludos Natacha

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

Bellisimo poema,gracias por compartirlo
Desde Argentina
Lydia Raquel Pistagnesi

David C. dijo...

es chévere cuando alguien te dice cosas lindas.