domingo, 30 de enero de 2011

PLASMA


Se consume en mi dolor heredado del que sólo quedan aguas turbias
Contagiada por el miedo de un ciprés que da cobijo a jadeantes pájaros
Si toco mi piel, no memoria, se equivoca mi útero
Llueve sobre un tortuoso está y no está. Nada es lo mismo
Alimentar la roca, por destino inventar recuerdos como máscaras.
Si toco la luz de uno de esos héroes magnéticos, materia y violento caos
Toco la propia destrucción que alumbrará fuego
Porque nadie puede ser un árbol,
ni su regazo para quitarme todo el miedo
Un árbol es la forma y el vacío
Ha venido y no ha venido, es vacío. Es camino
Lo conozco, y como me conoce ya no es lo mismo

Siento una línea, que comienza en la perpetua noche,
Construida de recuerdos invertebrados, tenaces
Un libro  hecho a base de ruedas de diez mil dientes
Desglosar lo que contiene el vacío es una monstruosa carnicería
Aquí están las pruebas, de mí misma y de lo que no es:
Tugurios del olvido
Si camino por sus pasillos y muros, cobre y petróleo, siendo escritura.
Una destrucción, densa vestidura me cubre de silencio desnudo
Lo que transforma es lo que me cansa y lo que revela la luz oscura
Alumbrar un charco, una no ornamenta de inatacable singularidad
Excavada en el alma, exudado plasma de dígitos

jueves, 27 de enero de 2011

DISTANCIA

Distancia

Distancia, dueña del olvido.
Dueña de la noche,
                     no puedo darte lo que no está en mí.
Dejar pasar es tan hermoso…
Como encaramarse a la más alta de las nucas
Como volver sobre los días de lluvia
Como volver a las cosas de todos
Como volver sin que me duela tu ausencia
Como buscar el beneficio del silencio letárgico
Como el tiempo indeterminado,
este que está cubierto con un velo impenetrable
óleo, enebro, paisaje, silencio de los enemigos y mi olmo mutilado

¿Tu camino y el mío?  Mármol o un espejo construido de demencia
 ¿Eran el mismo desde el principio
 Mientras sube la angustia mansa como una campana que devora auroras
me vuelvo fiel a mis arcones, digna, aliento, cosecha, ficción, corazón coraza



 

lunes, 24 de enero de 2011

CANCIÓN DEL ALMA QUE DUELE

Ya sólo amo las rosas  que aún no han nacido en mi jardín
El sabor acre del vómito que sube hasta la garganta
hace más dulce esta absurda espera

Tañe lento, el eco
 el sonido que por teléfono llaga desde Tánger
…ya te contaré…
ni Pessoa hallaría los versos perfectos para este vacío
para esta tristeza  famélica, breve, débil. Hecha de oración
De subterráneas flores de cerezo, de furiosas y obscenas flores de magnolio.

Me duelen los pechos,  la leche encallada desde lejos
El sol teje desgarro en este incierto mercado de desaliento
Devoro la imagen que se aproxima infiel a este incierto y sublime cansancio
Arqueóloga  de cadáveres en los estercoleros
Desgajo cado uno de lo trozos de su cuerpo
El viento, aullido interminable, amnesia, lágrimas y dedos
Ojalá no tuviera memoria, no sintiera ausencia, ni paisaje
ni orilla, ni horizonte, ni entraña dividida, ni surco
Sólo ida y otra vez el árbol cercenado se refleja en mi espejo
con el corazón absoluto. Loco
Rodando, sonando animal. Descarnado, ardiendo aún vivo
Como un Neptuno en la sombra que llora estremeciendo

domingo, 23 de enero de 2011

ARRESTADOS

Arrestados

Aunque tú no lo sepas
la ciudad no es suficiente para escapar de esta herida
Para deshacer la rotunda belleza que descoso
Aúllan edificios inmensos, esforzados
convocan un vergel de negras colgaduras
Celajes afligidos enmudecen mirando el afilado hueco
Fachadas retorcidas se deshacen entre nuestras manos encalladas

Un pájaro envejece, aprieta los puños
Sobrevuela sobre cientos de azares,  sobre ennegrecidos tormentos
Asmodea se derriba con ellos sobre los tejados
Sobre un intacto espacio, deposita su mirada mineral.
Paredes encaladas envueltas de duda

Un pez escuálido camina, pálido y tácito 
Hay tantos peldaños siempre desiguales, jugando
Tantas aceras, tantos destierros de asfalto derribados.
Embalaje fatuo de sabiduría y humildad 
Lo cónico, lo común.
No es tan fácil morir memoria…

Me arrancaría el corazón
Siempre dejando un rastro que nadie  llama por su nombre: 
soledad, desamparo, lejos, morir, manos vacías, hueco
Llevamos el mismo germen

Nos cuesta tanto respirar la vida sin  hebra
… no importa
Los trenes se alejan sobre el barro
Mientras, caminamos aguantando el no-lloro
todos cubiertos de llagas y recelo, encarcelados
nos ajustamos las palabras como la cremallera al pecho

Desnuda , tristísima
reconozco este tejido filtrado de caminos de ida y vuelta
hecho de armas arrojadizas, que se nos resisten
Son, no tengo duda, más que el resultado de un acuerdo
barrotes, celdas…  oferta y demanda
Esos que se pronuncian con vehemencia cerril
gimen cada noche sin consuelo
con ojos prestados y lágrimas de silicona.
Aunque, tampoco tú sabes lo que siento.

jueves, 20 de enero de 2011

100 poemas

100 POEMAS

Las auroras ocultan en ti
100 poemas ensangrentados
                     aullido, chasquido, jadeo
                     Detienen en ti
                     galope, canto, tierra
                     Atada a ti
Alimentan lascivas pulseras de alabastro
Retienen efímeros cercos de baba blanca, blanda espuma

Amado nómada, mi inasible compañero
gélido caminante
cubres de silencio y dulce insomnio
el no perfume de tus besos  sin asidero           

martes, 18 de enero de 2011

sobre la sombra

Sobre la sombra que cabalga  cada noche
Está sentada mi voluntad de sobrevivir
Carroñera del festival de la vida
Pútrida malversadora de lo cotidiano
Masticadora del futuro
Visitadora del murmullo de los pasillos

Sobre la sombra que cabalga  cada noche
Está sentada una extraña que a veces me besa
Diáfana, dúctil, divertida
Despacio la niebla rompe el día
Escoltando la noche
Envuelta en lana

Sobre la sombra que cabalga  cada noche
Encojo el cuerpo contra la tierra entre la multitud

Tiempo de espera
Lunes de neón que  impone
con grueso  parpadeo,
el molde de música
de un nuevo tiempo de espera

domingo, 16 de enero de 2011

PALABRAS DE PIEDRA

¿A caso tiene lógica la desesperanza?

Como una música que nadie antes ha tocado,
por fin el tiempo presente avanza sin esperanza.
Tan delgada como olor a metal caliente.
Letárgica, sirena de un buque resignado.
Un mundo silencio, recobrado sin mucha esperanza.
Un inmenso dolor que empieza a gangrenarse.

Inmersa en palabras terribles.
Tenaces palabras de piedra.
Severas palabras, que ya he leído,
que saben a estiércol de caballo público.

Aunque  secreta, esta forma tangible de autodestrucción,
tendría ya que haber levantado la voz para gritar.

Naufraga en un mar desconocido, 
¡Tan muerta!
Cumpliendo un sueño parcial, que era suyo
…o de los dos
Casi nunca es posible distinguir
el uno del otro, de mi.
Inmensa lástima solidaria, 
enterranda en sin pasado.

Falta tiempo para soñar, así que no llegaré.
Escribiré lo que al final la vida grita.
Baúles fugitivos, espejismos, tragedias oxidadas 

sábado, 15 de enero de 2011

Desconsuelo y niebla

Desconsuelo y niebla

Lánguida lengua blanda
que atraviesas acerada,
dibujando mitos sobre el puente
geométricos encajes
Adarve, solidaria, pérdida de todos

Desde el frío
te tomo como la más dulce arma
Baliza, me envuelves en maternal abrazo

Tu silencio
me duele aún más
mientras cruje otra exquisita comedia
otra carnicería absurda de amor o
un párpado congelado se quiebra
antes de caer mineral, oscuro y coagulado



viernes, 14 de enero de 2011

marcas azules

Cuando me pidas un poema,
mis palabras etérea nada
espejo invisible, diapasón que brama
engendraran marcas
Cuando me pidas un poema,
mis palabras incluirían la esperanza que latimos

Cuando me pidas un poema
déjame sola un instante
para contemplar tu forma azul de rosa
Descubrirte a ti velo, absoluta piel
relámpago, mirra, duda,
alquimia de la existencia

Te daré  palabras que te revelen
significados que nadie te haya dado,
Palabras joya, palabras daga, metal precioso
¿Qué son sino, tu y yo? …lo mismo
¿Lanzas o látigos?

Contempla un instante la belleza.
¡Mira!
El pájaro relojero, firme levanta  la corteza de la tierra,
un manto mudo de hebras,
el cielo indemne, dilata incienso
Y luego ser  o no, a este lado
Mientras me pides un poema
¡Oh amigo atenazado! ¡Oh  ángel!
Ser único, imperceptible
¡Que extraño!
Con todo, puede, que ni yo sepa darte
el aroma, la niebla, el barro
Todo lo que es nada.
Por qué,  él,  espera,  abismo,  nada…
Todo lo que demás no es nada
 

martes, 11 de enero de 2011

Flores de plástico

Flores de plástico

Sobre la espalda dos losas
Hermosas y tiránicas tijeras lactantes.
(Restallar de látigos)
Un ama de cría lanzando cuchillos,
comiendo cuchillos,
tejiendo cuchillos, perdidos los perros.
(Aúlla la noche)
Bosques de acera, de polvo
Las chimeneas, las torres
…y los palacios partidos.

Emerges macerada, cárdena y hueca
Entre escoltas y mendigos...  
La policía y los jueces, y aún más los forenses.

No y no…
... siquiera en el codo o en el brazo…
no en el vientre , no en el sexo…       / o también allí…
Con la cabeza reventada de un golpe.                        /    aún mejor…

No hay conjuro para el odio
Ni los libros, ni emboscadas, ni rama de desmayo.
 -¡Nada queda...!
-Sí no comprar unas flores de plástico,
¡Para que no se pongan feas!
 Y fregar cada año la lápida, no sea que los vecinos digan…

Pero tú ya sabías  lo que era la tortura
¿Y se te  olvida?
Hemodinámica marchita de un fracaso
Los libros te perdieron, arrojaron sobre tus ojos el lamento...
¡lo confundes todo, indisoluble y violado!

La llaga que la maroma labra sobre la desnudez de su cuello
descubre en ella la estupidez enamorada, llena de memoria.
Sin espejo

Tú que marcas, sabes que somos cosecha del odio.
No hay excepción
Sólo un largo camino desvistiendo serpiente
Deseando ser amado, con un amor casi medicinal
Besos pomada, abrazos férula, besos stén
Sí aún puedes,  di no y sólo no, lentamente…

Y quien dictamina lo que no es la verdad
que me arranque el corazón de los ojos.
Sucede que el viento lo arrasa todo
abate personajes, escenarios,
sentimientos llenos de hematomas lacerados,
sobre el hielo invertebrado
o a un contenedor de basura, o a veinte fragmentados
Hermosas y humildes emociones de piel, descarnadas
se escaparon con la sangre sobre los azulejos.
-¡Nada queda...! si no comprar unas flores de plástico,
…para que no se pongan feas
 …y fregar cada año, no sea que digan…

(Aúlla el día)

lunes, 10 de enero de 2011

Todo-Vaho

Todo-Vaho

Mi ángel más triste se pliega cansado
Planeando vacío, se deja caer como un niño
Desamparado se acuesta tiernamente
quieto, aquí, a mi lado.
Y me deja sola, más triste todavía
Imagina mi inocencia  que no la levanta nadie

La intuición se eleva, donde yo me encontraba
La maquinaria de la certidumbre
Encienden  la luz dolorosa de la calma.
Se que tengo fobia a los túneles
Un caos de espera  
Certeza que draga,
Capacidad de desastre,
Expresamente: ya hablaremos 
…tan delicadamente abandonada.

Debe e ser una forma normal, la de estar lejos

No soy consciente de la verdad
Anida una melancolía equina  y vértigo
Después, el deseo de poder infringirte daño
Una intuición dudosa vela debajo de la ventana
Era un hombre vacilando, de aire cenizo


domingo, 9 de enero de 2011

del tiempo

Del tiempo
Reo y desvencijado amo.
Delator tranquilo que memoriza el deseo o la intuición,
Entrecortado huella, vencida está la nave que me lleva

Consoladora o inquietante, zozobra y extravío
Que no acaba nunca de hundirse en lo cóncavo,
Tiempo, una inabordable y pálida celosía,
que traza tenaz indemnes mapas

¡Oh indigna luz! Proyectas la sombra del yerro.
Sino, asedio de muertos.
Otro cadáver más en la orilla del mar,
que vuela o se congrega a nuestro alrededor
Signo de nuestras atrocidades.

Tarima bruñida, sombría voz, cuaderna tenaz
Fugaz se ve tu máscara bronce de viejo
Sobre el presente inhóspito alambrado
Sobre la yunta benevolente, apresurada
igualitaria, sorda manada, mezclados, dormidos
aún más inhumanos, menos yo, más extranjeros
Máquinas de los días, nos vemos como vacas sagradas
Enrolados en el escuadrón del pacifismo comunal.

¡Oh tú, tiempo!
Averigua en mis bocas lo que vomito
Arrabal donde se urde la cirugía de la tierra
No haces fecunda la forja qué fue pasado
Sólo una lista innumerable en la lejanía:
…corona, espinario, insignia vegetal, agrio acervo,
o el amor que no descansa.



sábado, 8 de enero de 2011

ebria

Ebria

Una cisterna de agua azulada
ebria y nocturna
lícua este azar único
No necesito un espejo para reconocer tu existencia,
para sacudir la conformidad embustera
donde nos alojamos

Una sobriedad convexa, quebrada
depositaria de la memoria, materia aún de tierra
Un aguacero de pútrido hedor fabrica ríos infantiles
Cauteriza como un sueño hecho de barro
Nos anega, aún usuarios de la visa oro,
del ambiguo mercado del afecto
Supervivientes de esta expedición impía
y borra lentamente las palabras que te di

Tú eras ese yo cercano,  íntimo
que es más yo, más que tú mismo
Más  de lo que había imaginado,
o sólo una amarga y coagulada invención de callada existencia
Aún  te estrecho ardiente,
sobre la noche insomne de paño donde habito
espuma de luna inmensa
Tu sonrisa voraz apartaba el dolor
Indemnes, tus brazos como barras de pan caliente
entre el perfume de los días, siegan pupilas

Una seña deslumbrante y tímida
como un faro, articula tu voz
gime un pálido aullido, arqueado de penumbra
No me atrevo a mirar al mundo. Me derrumbo, me duele
Ebria, deserto ante la certeza:
tenerte es enjabonar un poema 
El amor se alimentaba extenso y húmedo
entre la saliva y la lluvia. Boca y fango

Ahora tu ausencia se cubre de marcas azules
De un intenso dolor azul lleno de rosas hechas de garganta,
hechas de ruido, hechas de calles. Semáforos amapolas
De membrillo y puestos de pájaros recién cortados
Se yergue como un reloj entre versos llenos de pezones