sábado, 2 de abril de 2011

As-sumut III


Cada noche bordas un anillo,
justo donde rompen las olas, como élitros sin espinas.
Cada noche tu respiración articula un camino.
Miliario comunal, limítrofe, principio o balsa estrellada.
Cada noche inasible de bayas rojas, moras y rosales.
Eres senda o veleta de arrayán.

Porque yo te amo, amado,
hierbabuena o corcel brocado, amigo, carne,
cantan los estercoleros.
Gimen los poetas, brotan los pájaros.
Anidan las flores sobre la cicatriz encallada de mi vientre.

¿Qué sabrás de la ternura deshabitada?

Tu pelo negro musgo,
cubre las fracturas de mis vísceras.
Mi ángel africano, eres paraíso recién rasurado.
Desnudo, enjabonado entre mis brazos y el espejo.
Bálago o la hiedra que arropa mi casa.


5 comentarios:

Victor A. Bueno M. dijo...

guau, eres grande
eres bella
guau

Luis Artigue dijo...

Preciosa selección de vocabulario y emocionantemente sugerente lirismo cifrado. Silvia Plath no enloquecida. Una delicia. Besos.

Pedro Vera dijo...

Gracias Natacha. Te seguiré.

J.Carlos dijo...

Realmente tus escritos tienen la labor del orfebre, de unir palabras que con tu mano adquieren todos los sentidos, todas las respuestas.
Fantástico, Abrazos

alejandro dorado dijo...

muy elegante. bello. las palabras no obstaculizan el sentido. el tono es dulce y triste. me gustó.
El personaje tiene una cierta aceptación o crea una cierta fatalidad. Con este tono escribo yo a veces.
un saludito.